Cómo limpiar las tablas de corte naturalmente

Limpiar la tabla de corte naturalmente

Abre el armario donde tengas tus productos de limpieza. Ahora, echa un vistazo a cada una de las etiquetas de cada recipiente. ¿Aparece un símbolo de peligro junto a los componentes? Si es así, piénsatelo una vez más antes de volver a utilizarlos. ¿Limpiarías o rociarías el hogar en el que vives, respiras y comes, con algo tan agresivo? Si un producto es capaz de eliminar el 99.9% de las bacterias, ¿cómo de monstruosa será aquella que sobreviva?

Nuestra guerra contra los gérmenes y la suciedad nos ha llevado a un extremo aséptico demasiado purista. Hemos interiorizado que la utilización de productos químicos fuertes nos facilita el trabajo: su intenso olor a químicos –aunque estén enmascarados con perfumes sintéticos– y su largo listado de componentes impronunciables se convierten en una tónica habitual cuando llega el momento de la limpieza. Como leí alguna vez en algún lugar: nos regalan miedo para vendernos seguridad.

La pura realidad es que muchos científicos han alertado un aumento de alergias, eczemas y asma (entre otras muchas patologías) debido a la exposición continua a estas sustancias sintéticas. Cabe insistir en que todo producto empleado en la limpieza del hogar permanece en la superficie rociada dado a que sus componentes no se biodegradan con facilidad.

Cada año se incorporan al mercado nuevos productos químicos que no han sido testados a largo plazo para determinar qué tipo de riesgos pueden conllevar la repetida exposición a esta carga tóxica. Tampoco se ha analizado cuál sería el efecto resultante si éstos se combinaran con otras sustancias, dando lugar al peligroso cóctel químico con efecto acumulativo.

Lejos de hacer sonar las alarmas, lo único que te puedo decir es que para mantener un hogar saludable e higiénico no te hacen falta más que unos ingredientes bien polivalentes que encontrarás en tu propia cocina. Hoy es el turno de las tablas de corte (mejor de madera que no de plástico) tan presentes en nuestra encimera y rutinas diarias de preparación de los alimentos.

Muchas de las bacterias que residen en estas superficies provienen de carnes, pescados o huevos. Al prescindir por completo de estos ingredientes en mi cocina, una gran cantidad de gérmenes caen automáticamente de la lista y las tareas de limpieza se vuelven más agradables. Para esta receta, te invito a reencontrarte con dos ingredientes que conviven en tus estanterías: sal y vinagre.

La sal es un potente abrasivo que atrapa la humedad. Si se combina con el vinagre crearemos un equipo invencible capaz de eliminar cualquier bacteria que se ponga por delante. Eso sí, utiliza una sal de mesa barata para limpiar pero una de calidad y sin refinar para cocinar.

El vinagre es bien conocido por nuestras abuelas ya que era el ácido más fuerte que se podía adquirir por aquél entonces. Sus propiedades son antibactericidas por lo que resulta un buen limpiador de uso general. Ten en cuenta que es preferible no utilizarlo en superficies de mármol ya que el ácido rompe las estructuras minerales del material.

Y ahora atentos/as que toca la parte práctica.

Espolvorea sal a lo largo de la tabla de madera y rocíala con vinagre. Espera unos minutos a que la mezcla se asiente y seguidamente exfolia la superficie. Aclárala con agua y lista para un nuevo uso.

Te recuerdo también que los aceites esenciales de la piel del limón, son otro buen aliado para mantener el área de trabajo libre de bacterias indeseadas.

Y ahora te toca a ti. ¿Con qué ingredientes básicos de estar por casa limpias tu tabla de corte? ¿Has prescindido últimamente de algún producto de limpieza?