Cuida tus plantas con un zumo de restos orgánicos

Cuidado de plantas con zumo de restos orgánicos

Una de las cosas que tenía muy claras en el momento de establecerme en un piso, era la de hacer una mejor gestión de los residuos. A parte de reducir el consumo de plástico e investigar en otras formas de limpiar sin tóxicos, me apetecía indagar un poco más en los deshechos ‘con vida’ y sus posibles segundos usos.

¿Cómo aprovechar nuestras sobras orgánicas y exprimir todo su potencial en casa?

Nos vinieron a la cabeza un par de opciones: preparar caldos vegetales con todos ellos o, como tenemos plantas y cactus por casa, darles de beber un zumo bien cargado de todas las cosas buenas que todavía había en las sobras. Optamos por poner a prueba la segunda.

El quid de la cuestión era mantener estos restos durante días sin que se estropeasen con suma rapidez. Así que los tuppers de plástico que ya no utilizamos para almacenar comida fresca, se han convertido en el recipiente perfecto para congelar las sobras de fruta, verdura y hortalizas, prolongando su vida un poquito más hasta su uso.

¿Qué encuentras dentro? Pieles de zanahoria, manzana, remolacha, ajos, cebolla, tallos de espinaca o perejil y también pulpa de los licuados. Eso sí, intentamos que los restos sean bastante verdes (nos interesa su clorofila para este caso) y evitamos cáscaras duras – como la del aguacate – o todo aquello que parezca que no tenga vida.

Cuidado de plantas con zumo de restos orgánicos

¡PUNTO EXTRA!
Si te preparas un zumo (licuado) de zanahoria o de manzana por ejemplo, ¡no descartes la fibra! Más tarde podrás añadirla en una ensalada o hacer un pastel riquísimo, con la ventaja de que ya estará rallada.

Cuidado de plantas con zumo de restos orgánicosDos veces al mes preparamos este zumo para vitaminar a los miembros verdes de la familia. Sacamos los restos congelados y los dejamos fuera unos 10 minutos para que pierdan el frío y con la ayuda de una batidora de vaso, batimos estas sobras con agua no clorada* o filtrada.

Una vez tenemos el brebaje preparado, descartamos las fibras con un colador, quedándonos únicamente con el líquido de color.

* Llena una garrafa con agua corriente y déjala sin tapón unos días arrinconada para que se evapore el cloro.

Cuidado de plantas con zumo de restos orgánicos

Y ahora llega el momento de disfrute para nosotros y las plantas: tan sencillo como transferir la pócima a una jarra y servirla sobre ellas con mucho amor.

Cuidado de plantas con zumo de restos orgánicos

Y ahora cuéntame, ¿qué haces con todas esas sobras orgánicas de casa? ¿También alargas su vida útil? Estoy ansiosa por escuchar tus ideas y sugerencias :-)