Garbanzos con guisantes, hierbas frescas y salsa de sésamo

Garbanzos de verano con hojas verdes, guisantes y salsa tahini

La primavera me ha pillado desprevenida y casi me olvido de probar las joyitas verdes y dulces de temporada que tan poco me gustaban en mi infancia y que ahora adoro con locura: los guisantes.

Estas últimas semanas han sido de locos pero por tal de decelerar ese inusual ritmo, me ha dado por observar la anatomía de todas las frutas y vegetales mientras cocino (o crucino). Aún con el riesgo aceptado de parecer una hippie-happy, te confieso que todas ellas me parecen las cosas más bellas y perfectas del mundo. Si no me crees, por ponerte un ejemplo, echa un ojo a la vaina del guisante, tan hueca, tan bonita y tan llena de sorpresas verdes en su interior.

Este sencillo plato primaveral está preparado en frío, una temperatura ideal cuando ya no nos apetecen comidas tan calientes. Combina un ingrediente cocinado, los garbanzos, con otros totalmente en crudo como son los guisantes, los brotes tiernos y las hierbas frescas. Y todos ellos bañados en una salsa de sésamo bien rica. Digamos que, si hubiese que ponerle un nombre chic, sería algo como un hummus deconstruido rodeado de verdes ;-)

¿Tienes 15 minutos y unos cuantos guisantes frescos al alcance? Pues manos a la obra y disponte a disfrutar del placer de las preparaciones sencillas y bien saturadas de naturalidad inalterada.

Garbanzos de verano con hojas verdes, guisantes y salsa tahini

CANTIDAD: 2-3 personas
TIEMPO DE PREPARACIÓN: 15 minutos

Ingredientes

500 gr. de garbanzos cocidos
3 puñados de brotes tiernos de rúcula, hojas de remolacha, espinaca…
1 taza de guisantes frescos (sin la vaina)
1 cucharada de aceite de oliva virgen
1 cucharada de alcaparras
2 cucharadas de vinagre de manzana
hierbas frescas al gusto: menta, perejil, eneldo y/o cilantro

Salsa de sésamo
4 cucharadas de tahini (pasta de sésamo)
1/4 taza de agua
1 cucharadita de ajo en polvo
1 cucharadita de comino en polvo
1 cucharada de zumo de limón
1 cucharada de eneldo fresco picado
sal y pimienta al gusto

Preparación

En un recipiente mezcla los garbanzos con la mezcla de brotes tiernos, los guisantes, el aceite de oliva, el vinagre y trocea la menta, el perejil, el eneldo y el cilantro.

En un vaso mezcla los ingredientes para la salsa de sésamo y bátelos ligeramente con una cuchara.

Reparte los garbanzos en los platos y añade la salsa de sésamo al gusto.