Saquitos de trigo sarraceno y gomasio con salsa de tomate

Desde que empecé a interesarme por el vegetarianismo, la cocina se ha convertido en un espacio de juego y de creación. Las frutas, las verduras y las hortalizas dejaron de ser simples ingredientes para convertirse en formas con las que experimentar, jugar, saborear y nutrir. Con el veganismo, aunque no te lo creas, la cosa fue a más.

Preparar lo mismo pero bajo diferentes aspectos y técnicas, es lo que hace que la cocina sea un campo de entretenimiento infinito para explorar la imaginación y la creatividad.

¿Cómo cocinar un plato común y corriente de calabacines y trigo sarraceno sin que parezca aburrido? Observa tus ingredientes, su diseño, sus perfiles, sus colores, sus texturas y saca su lado más bonito para combinarlo con el lado bonito de otros.

Hoy te invito a que prepares estos saquitos rellenos de una semilla muy nutritiva y con un toque a sésamo tostado. Dicho esto, ¿juegas conmigo?

Saquitos de trigo sarraceno y gomasio

CANTIDAD: 10 saquitos
TIEMPO DE PREPARACIÓN: 30 minutos

Ingredientes

1 cebolla roja
1 diente de ajo
1 taza de trigo sarraceno
2 tazas de agua (o caldo vegetal)
1/3 taza de pipas de girasol
2 calabacines
2 tazas de salsa de tomate casero
1 taza de espinacas
gomasio
aceite de oliva virgen extra
2 cucharadas de zumo de limón
sal marina sin refinar
1 cucharadita de cúrcuma
pimienta

Preparación

Corta los calabacines en tiras finas y longitudinales con la ayuda de una mandolina y colócalos en un bol. Agrega la sal, el zumo de limon y masajéalos. Colócalos en un escurridor para que suden y pierdan el agua.

Mientras tanto, pica la cebolla y el ajo bien pequeñito. En una sartén, calienta el aceite y sofríelos con una pizca de sal a baja temperatura durante unos 5 minutos sin dejar de remover.

Lava el trigo sarraceno a conciencia para retirar la saponina inherente en su superfície. Añádelo junto a la pimienta (al gusto) y la cúrcuma. Cocina durante 5 minutos más sin dejar de mover.

Vierte el agua (o el caldo vegetal) y cocina con tapa durante 15 minutos. Cuando el trigo sarraceno esté en su punto y el agua se haya evaporado, añade las pipas e incorpóralas a la mezcla.

En un cazo pequeño, calienta a fuego lento tu salsa de tomate preferida, ya casera o comprada y añade la taza de espinacas.

Monta los saquitos cruzando dos láminas en forma de T, pon un par de cucharadas de trigo sarraceno, ciérralos y espolvorea un poquito de gomasio por encima. Hazlo así hasta acabar la mezcla (a mi me ha dado para 10 saquitos).

Si te apetece darles un punto de calor, mételos en el horno colocando la bandeja cerca del grill durante 10 minutos a 180ºC.

Para emplatar, coloca un par de cucharadas de salsa de tomate con espinacas y los saquitos alrededor.