Saca todo el partido a tus limones

Saca todo el partido a tus limones

Alguien me dijo alguna vez que, si por esas cosas de la vida fuera a parar a una isla desierta, rezaría al universo y más allá para que ésta estuviera repleta de limoneros. ¿Limoneros? ¿En serio? ¿No preferirías cocos? – pensé para mis adentros.

Al cabo de los años he comprendido los innumerables beneficios de esta fruta cítrica de sabor ácido al paladar pero de respuesta alcalina en el interior del cuerpo. La rutina mañanera de 21 días de agua tibia con zumo de limón, fue el comienzo de un hábito que vino para quedarse y que te recomiendo que si te apetece ponerlo en práctica, lo hagas en ayunas nada más levantarte.

A raíz de ese experimento, comencé a generar restos de cáscaras de limones cada día. Acababan desechados a la basura (¡es pensarlo y ponerme las manos en la cabeza!) ya que no lograba darles una segunda utilidad. Pero de todo se aprende y hoy ya puedo afirmar que mis limones tienen más de una vida; y los más suertudos a veces dos.

Por ello, echa un vistazo a este post porque aquí te doy 10 ideas caseras para aprovecharlo absolutamente todo, todo y todo. Eso sí, si el uso que le vas a dar a la piel de estos cítricos es culinario, personalmente creo que lo más óptimo sería si fuesen de cultivo ecológico. ¿No queremos químicos ni pesticidas en nuestros platos ni en nuestra piel, verdad?

Lo dicho, pon un cítrico amarillo en tu vida. O dos, o tres. ¡Todo son ventajas!

10 ideas para sacar todo el partido a tus limones

01 | Ralladura de limón para cocinar
Rállalo antes de exprimirlo. ¿No sabes no sabes qué hacer con tanta cantidad? Congélala en un tarrito para utilizarla en otro momento. Añadida a tus platos o vinagretas, dará un toque curioso y chispeante que seguro repetirás.

02 | Cubitos de hielo con limón
No puede ser más sencillo: rodajas de limón o incluso la piel rallada dentro de tu cubitera, aportarán un sabor cítrico a cualquier bebida, tanto frías como calientes.

03 | Aceite de oliva alimonado
Si al igual que una servidora, crees que los aceites aromatizados que se encuentran en el mercado tienen un precio desorbitado, pon a secar las cáscaras de limón en el horno o en el deshidratador. En un recipiente, añade al aceite de oliva (¡de buena calidad!) a las cortezas secas y déjalo reposar unas 2 semanas para que se infusione con el sabor del limón.

04 | Condimento de sal al limón
Otro uso que le puedes dar a las cortezas secas o deshidratadas del limón es como condimento con sabor a cítrico. Pulverízalas en una picadora, mézclalas con una pizca de sal de buena calidad (¡no refinada por favor!) y añade pimienta u otras hierbas aromáticas secas como tomillo, orégano o albahaca.

05 | Extracto de limón
¿Te suena el extracto de vainilla? Pues lo mismo pero con piel de limón. Prepararlo en casa es más fácil de lo que piensas. Pero eso sí, como las buenas cosas de la vida, necesitará su tiempo de reposo – de 2 a 3 meses – para macerarse con el vodka.

06 | Scrub cítrico
¿Todavía no estás al tanto de los peligros de las micropartículas para tu salud y la del medioambiente? Pásate al lado más verde elaborando tus propios exfoliantes caseros: añade la ralladura y unas gotas de limón al scrub de café, de bicarbonato, de sal o de azúcar. Mímate conscientemente y mimarás al planeta.

07 | Desinfectante de la tabla de cortar
Exprime las cortezas de limón sobre la tabla de cortar para extraer al máximo sus aceites esenciales. Éstos tienen propiedades antimicrobianas por lo que tu área de trabajo se mantendrá limpia y bien desinfectada.

08 | Aromatizador para el lavavajillas
Reutiliza las cáscaras exprimidas colocándolas aleatoriamente en las rejillas del lavavajillas. Una vez finalizado el programa de secado, al abrir la puerta te vendrá un olor muy rico a limón (¡y del natural!).

09 | Limpiador del hogar de limón y vinagre
Almacena las cáscaras ya exprimidas durante una semana e infusiónalas con vinagre. Tendrás un limpiador multiusos totalmente seguro y natural para cristales, baños, cocinas y todo tipo de superficies. Y la receta no puede ser más sencilla: en un bote de spray, mezcla 1 parte de vinagre infusionado con 3 partes de agua.

10 | Limpiador de horno
Adiós a los productos abrasivos y de olores fuertes en nuestra cocina. Espolvorea bicarbonato de sodio dentro del horno y pasa un limón usado por toda la superficie para darle un buen lavado. Finalmente, enjuaga con el limpiador multiusos de vinagre del punto anterior.

¿Y qué hay de ti? Cuéntame qué haces con los limones que te sobran. ¿También les das una segunda vida?